Los ocho poderes del Ser Humano

Al encuentro de mi “bien – estar”

“Sólo quien se conoce a sí mismo, es capaz de
sostenerse a sí mismo”

Ante las situaciones del día a día, cada vez, demandan más atención, energía y tiempo, requiere el ser humano, utilizar todos sus recursos para mantenerse enfocado, para iniciar ese enfoque con claridad. Vamos a revisar ocho poderes que todo ser humano posee y puede utilizar en cualquier momento, aplícalos en tu vida y tu vida girará en el rumbo que tu realmente deseas, que los disfrutes.

  1. Introspección: el poder de introspección es la habilidad para separar la mente del momento o situación presente manteniendo a la vez plena consciencia. Permaneciendo introvertidos, podemos observar las situaciones con una perspectiva objetiva, tener mayor control de nuestros pensamientos y comportamiento y ser más hábiles en comprender nuestras emociones, ya que vemos estas situaciones o escenas como un espectador (observador).
    Ir hacia nuestro interior a menudo durante el día, nos permite acumular y extraer fuerzas de nuestro interior cuando lo necesitamos, es importante este punto. 
    Una vez inmersos en nuestro interior, nos encontramos el segundo reto para ser los amos de nuestro mundo interno: una mente acelerada y con incesante murmullo y un intelecto analítico, con una lista interminable de preguntas, y que nos bombardea con imágenes y experiencias.
    Para ello necesitamos desarrollar también el poder de empaquetar o la habilidad de poner punto final a todo el ruido de los pensamientos inútiles y centrarnos en un pensamiento poderoso y beneficioso; por ejemplo, la idea de que nuestra verdadera naturaleza es la paz, el silencio y la armonía. Permanecer enfocados en este pensamiento nos liberará de la dispersión y del divagar de la mente y nos capacitará a experimentar un estado interno estable y concentrado.
  2. Soltar: Acabo con todo lo inútil, destructivo y desechable. Soltar requiere valentía, capacidad para perdonar, confianza y pureza. Voy más allá de la opinión ajena, me olvido de lo que yo creo que sé y quién creo que soy. Aplicación; practico el poder de soltar cuando; dejo que el pasado se eleve hasta perderse y en su lugar surja la valentía. Recobro la confianza en el ahora. No necesito ponerme a la defensiva. Afirmación: Soy fuerza, compasión, fe, certeza. Transformo mi visión con sabiduría, aceptación y amor. Reflexión sobre El Poder de soltar; el poder de soltar termina con todo lo destructivo, inútil y desechable dentro de mí.  Es el poder para ser realmente libre, ya que me protege de guardar pensamientos y sentimientos inútiles del pasado, como también preocupaciones innecesarias sobre el futuro.  Es la fuerza para decirle no a la negatividad. Soltar requiere coraje, capacidad de perdón, confianza y pureza. Significa que nuestra vida partirá de nuevo desde este punto en adelante.
  3. Tolerancia: El poder de tolerar es la capacidad que nos permite no afectarnos por los acontecimientos externos o internos y responder a los mismos de forma positiva. La imagen de un árbol es una buena metáfora para comprender el poder de la tolerancia. ¿Cuán tolerante es un árbol? El árbol a menudo resiste “agresiones” que provienen tanto de la propia naturaleza (tormentas, calor, heladas) como de los seres humanos que los maltratan o explotan. Como un árbol, nosotros podemos desarrollar el poder de no afectarnos por los acontecimientos externos o internos y responder a ellos de forma positiva. El poder de tolerar es la capacidad de permanecer estable internamente ante cualquier cosa que suceda a nuestro alrededor, o en nuestro interior. Es una habilidad que deviene fácilmente cuando permanecemos involucrados y desapegados al mismo tiempo. La tolerancia es necesaria cuando estamos plenamente involucrados en situaciones o con personas que hacen y dicen cosas que activan emociones y recuerdos negativos en nosotros. Primero tenemos que tolerar nuestras propias reacciones y eso sólo es posible cuando conscientemente nos separamos y desapegamos de los pensamientos y sentimientos que acompañan a estas reacciones. Recordemos que nosotros no somos nuestros pensamientos y sentimientos; ellos son nuestra creación. Para tolerar a otros es útil recordarse que uno está simplemente observando una gran obra que tiene lugar a su alrededor. La mayor producción cinematográfica en la historia del cine, y no hay nada en su guion que pueda perturbarnos. De hecho, nuestro papel en la obra es vital. No sólo es el de tolerar y transformar nuestras reacciones sino el de tolerar las acciones de otros aceptando su energía y devolviendo una energía de calidad superior, como una bendición frente a un insulto, aceptación ante el rechazo, amor frente al odio. Un maestro es un transformador. Bajo esta perspectiva liviana, somos capaces de tolerar todo tipo de situaciones y personas, hasta el punto de que ni siquiera aparece el sentimiento de que debemos tolerar algo o a alguien.
  4. Flexibilidad: Es estar abierto a la necesidad de cambiar. Significa deshacerse de los malos hábitos y aprender nuevos. Es no hacer lo que quiero, sino estar abierto a las opiniones y sentimientos de otros. Aplicación: practico la flexibilidad cuando no insisto en obtener siempre lo que quiero. Me puedo ajustar cuando algo inesperado sucede.
    Intento nuevas formas de hacer las cosas. Afirmación: soy flexible. Estoy dispuesto a cambiar por lo mejor. Busco nuevas formas de hacer las cosas. Le doy la bienvenida a las sorpresas. Reflexión sobre la flexibilidad; la flexibilidad es la belleza de un niño cuyos huesos no se han endurecido aún y cuyo cuerpo todavía no ha comenzado a almacenar los efectos y tensiones de la vida. En su cuerpo hay suavidad, rapidez y alegría. La flexibilidad en un adulto no se refiere a la flexibilidad física sino a la sutileza del pensamiento, en el cual hay una atención tal que no se almacena ni se guarda el dolor.
  5. Discernir: es la capacidad para percibir lo sutil y distinguir lo verdadero de lo falso. Un joyero que distingue entre una joya verdadera y una falsa nos proporciona una adecuada representación del poder de discernir. Discernir es el arte de ver. No de ver con los ojos físicos sino con el tercer ojo, el ojo interno. Ver lo que es verdadero y lo que es falso. La visión espiritual es como el ojo del joyero. Ver lo que es verdadero sólo es posible cuando hay una comprensión de las leyes y principios que gobiernan el discurrir de la vida humana. Es el conocimiento de estas leyes de la naturaleza, tanto físicas como espirituales, lo que nos devuelve la visión y la capacidad para discernir. El poder de discernir nos ayuda a distinguir la verdad real de la verdad aparente, entre las cosas de valor temporal y aquellas de valor eterno, entre lo superficial y lo sutil. Este poder nos ayuda a reconocer las trampas de la ilusión, por muy exquisitamente adornadas o tentadoras que se presenten. Con este poder podemos desenmascarar los engaños y actuar con confianza y sabiduría. Con la meditación se desarrolla la claridad mental para discernir en un segundo lo falso de lo verdadero, lo correcto de lo incorrecto. El poder de decidir es la capacidad para evaluar la calidad de nuestras elecciones, decisiones y acciones. La balanza de precisión representa este poder. A la hora de juzgar o decidir mis respuestas, tiene que haber un equilibrio entre la cabeza y el corazón, la razón y los sentimientos o la ley y el amor. Una decisión precisa, en términos espirituales, abarca tres aspectos:
    1) Evaluar una situación para poder reconocer la respuesta apropiada que podemos generar y llevar a cabo;
    2) No evaluar o juzgar a las personas en base a sus acciones. Éste es un error que cometemos cuando evaluamos a los demás con una visión limitada. Podemos diferenciar cuando las acciones son correctas o erróneas y aprender de ellas, pero no debemos juzgar a las personas simplemente por sus acciones. Una percepción más profunda es la de que detrás de una acción errónea o perjudicial, hay un ser espiritual que probablemente está bajo la influencia de un hábito negativo. La acción puede ser censurable, pero no juzgamos al ser que realiza la acción. Hacia el ser espiritual mantenemos buenos deseos y sentimientos benevolentes.
    3) Es correcto evaluarnos a nosotros mismos, no para castigarnos, sino simplemente para comprobar si nuestros pensamientos, palabras y acciones son coherentes e íntegros. El poder de decidir nos ayuda a evaluar cualquier situación con mayor certeza, con mayor precisión y claridad. Con un estado mental desapegado e imparcial, podemos usar este poder para discernir la calidad de nuestros pensamientos, palabras y acciones y no ser críticos con los demás.
  6. Juzgar, la vida nos pone a prueba a cada segundo:
    ¿Es mejor esto o aquello?,
    ¿Estudio o tomo un descanso?,
    ¿Qué quiero yo para mi desarrollo?…
    Estas son algunas preguntas, que pueden surgir en la mente de alguien, que se esmera en lograr una calidad de vida exitosa en un mundo lleno de adversidades, competencia, egoísmo, negatividad, entre otros.
    El poder de juzgar nos ayudará a lograr un buen desempeño en nuestra vida.
    A lo largo del día, aparecen todo tipo de situaciones, algunas más intensas que otras. Algunas nos aquejan y otras son más llevaderas.
    Solemos generar sentimientos negativos hacia aquellas que identifico como negativas adversas o difíciles. Por ejemplo, una situación laboral, en donde el jefe dice: ¡eres un inútil!… ¿Qué hago yo frente a eso?
    Con honestidad creando un espacio tranquilo en mente, busca tiempo para discernir cuánto hay de verdad en eso. Si nos equivocamos, debemos tener la humildad para asumir la responsabilidad de cambiar nuestras actitudes. Si no, damos las gracias a estas personas ya que nos dieron la oportunidad de chequearnos y conocernos de una manera más profunda.
    Es una decisión de cada uno de nosotros si deseamos permitir que nuestro auto-respeto y el amor decaigan. Podemos tomar decisiones seguras y ciertas, cuando nos alimentamos con confianza en nuestro potencial y cuando tomamos los fracasos como parte del proceso.
    Aliméntate con pensamientos como estos:
    “Soy alguien con gran capacidad de amor”
    “Soy un ser espiritual sumamente poderoso y feliz”
    “Las virtudes son mi forma original de expresión, puedo remediar el error” …
    Así, con cada circunstancia.
    En recuerdo del ser espiritual que soy, tengo la confianza para tomar decisiones constructivas sobre las diversas circunstancias que se presentan esta semana
  7. Afrontar: el poder de afrontar es la capacidad para enfrentarnos y superar con gran fe y coraje los obstáculos internos y externos, las pruebas y los retos. Una metáfora de este poder es la imagen de una vela encendida, en medio de una tempestad. La luz de nuestra conciencia, nuestra estabilidad y claridad interior, se han de preservar en medio de las vicisitudes, desafíos y retos del océano de la vida.
    El viaje espiritual al hogar es un regreso a la conciencia total de lo que es verdadero y lo que es falso; sin embargo, hay muchos obstáculos, pruebas y retos en el camino. Es sólo con nuestra fuerza interior, la cuál se recupera mediante el conocimiento y el poder espiritual de la fuente, que somos capaces de afrontar.
    En la meditación damos ese paso hacia adentro y volvemos a conocernos a nosotros mismos. Aprendemos a discernir lo verdadero de lo falso y recuperamos la fortaleza para afrontar. Tres de los principales aspectos que afrontamos:
    1) Obstáculos: en nuestro viaje por la vida no sólo nos encontramos con obstáculos externos. Cuando comenzamos el viaje espiritual también nos encontramos con obstáculos internos que vienen de viejos patrones de comportamiento derivados de nuestra falta de comprensión y nuestras falsas creencias.
    2) Pruebas: mismas que desencadenan miedo u odio en nosotros. ¿Podemos encararlas y confrontarlas, sobrepasándolas con éxito? ¿Podemos descubrir las valiosas lecciones ocultas detrás de las mismas? ¿Podemos apreciar el aprendizaje enriquecedor que nos ofrecen? Estos son algunos de los indicadores de nuestro poder de afrontar. El miedo, la inseguridad y la falta de confianza en nosotros mismos pondrán a prueba nuestra capacidad para afrontarlas y seguir adelante. Nuestro éxito depende en gran medida de la fe que tengamos en nuestro ser y en la ayuda sutil del Ser Supremo, nuestro compañero invisible, con quien si estamos internamente conectados nos llenamos de coraje, valentía y confianza.
    3) Retos: cada instante de este viaje es un reto, y los maestros anhelan los retos. No ven problemas sino oportunidades para aprender, crecer y ayudar a otros en el proceso. No existe tal cosa llamada fracaso; sólo estímulos. No existe otro momento que el presente. El mantra de un maestro es afrontarlo todo en el momento. Los maestros saben que el posponer se paga caro.
    El poder de afrontar nos da coraje y confianza para tratar con cualquier persona o situación. Este poder ayuda a conquistar todo tipo de miedos, inseguridades y dudas, especialmente con respecto a nuestras propias capacidades.
  8. El poder de cooperar: es la capacidad para entregar nuestro tiempo, atención, experiencia y sabiduría al servicio de otros. Una imagen representativa de este poder es la de una montaña que se levanta con el dedo de cooperación de muchas manos. El significado es que, con la cooperación de todos, incluso una tarea enorme se hace posible. La auténtica cooperación se basa en actitudes, sentimientos y pensamientos que ofrecen apoyo y ayuda:
    1. Simplemente ver las cualidades del carácter de otros y no sus debilidades es un acto de cooperación. Facilitará generar un ambiente de convivencia armoniosa. Cuando vemos las virtudes, además de cooperar en crear un ambiente positivo, nos hacemos virtuosos: absorbemos aquello en lo que nos enfocamos.
    2. Crear pensamientos sutiles y poderosos que favorezcan el éxito de otra persona es una cooperación invisible que no tiene precio.
    3. El crear y esparcir con generosidad buenos sentimientos hacia algún amigo o adversario que esté desanimado es cooperación libre de egoísmo (altruista).
    4. Una actitud constantemente positiva independientemente del conflicto o dificultad que se presente es la inspiración para elevar la cooperación.
  9. Aceptar, reconocer y valorar a los demás es cooperar en su viaje, suministrándoles así el combustible del entusiasmo.
    La cooperación es el tejido de la unidad, la canción de la armonía y la única forma de prosperar juntos. La cooperación nos permite compartir nuestras virtudes y especialidades, y aprender de las cualidades y talentos de aquellos con los que cooperamos. La cooperación está basada en la fe, el amor y la confianza. Su fuerza se manifiesta cuando hay amor tanto por la tarea como por el papel especial que cada uno desempeña para llevarla a cabo. La verdadera cooperación requiere de buenos deseos y sentimientos puros entre unos y otros. El mayor de todos los logros es cooperar con Dios en su tarea de transformación y renovación.
    La ilustración de los ocho poderes de Brahma kumaris, este texto es un compendio de diferentes autores en Brahma kumaris.
    Sé que al aplicar estos poderes tu vida cambiara para siempre, resultado del aumento en tu bienestar personal.
    Envío saludos y ten presente que estoy para servirte, sé pronto nos encontraremos en un taller o conferencia en mi fan page podrás ver los siguientes eventos.
    Disfruta tu vida y no que la vida te disfrute a ti.
    Recuerda: “Solo quien se conoce a sí mismo, es capaz de sostenerse a sí mismo”

    Jonathan Ramírez

    Mentor en desarrollo personal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *