Amor propio

Alejandro Navarro Ramírez

Tras una lluvia de ideas llegué a la conclusión de que tenía que trabajar con mi autoestima. De ahí pensé en ciertos objetos para representar lo que a partir de este momento será parte de mi vida. Fui por un vaso con agua, que purifica, sana e hidrata porque me dará claridad de pensamiento para tomar las mejores decisiones. Luego pensé en una carita feliz que terminé poniendo en el agua para nunca olvidar que ningún problema es tan grande como para quitarme la sonrisa o la felicidad. La pesa significa la fuerza y el carácter que tengo que tener ante los problemas para no darme por vencido tan fácilmente. El candado es porque cerré un ciclo ya que me di cuenta que me estaba dañando y mi vida se había detenido. El corazón es el amor propio, ese cariño que tengo que darme y saber lo que soy y lo que valgo como ser humano. Y en medio de todo esto está la foto de mi hijo, que me inspira a ser mejor persona y por quien tengo un amor incondicional. Todos estos objetos están sobre el pasto y a punto de recibir el agua de la lluvia con tal de construir un nuevo yo.