CONEXIÓN ESPIRITUAL

Carlos Amador Hernández Reyes

Soy un árbol que desde el momento en que lo plantaron analizó su entorno y decidió echar raíces profundas. Su entorno estaba lleno de creencias; era diferente a lo que él quería, a lo que él pensaba, a lo que él necesitaba. Recibió golpes, lluvia, tribulaciones pero nunca dejó que eso afectara sus raíces. Resistió. Él creció, creció, y creció verde y fuerte. Conforme avanzaba el tiempo se dio cuenta de que cada vez que se resistía, crecía más alto, creando una conexión espiritual con Dios.

Carlos Amador Hernández Reyes